Casa del Tibet

Noticias

GLOBEDIA: Rajoy vende por un plato de lentejas chinas, los crímenes de Pekin en el Tibet y renuncia a la justicia universal

GLOBEDIA: Rajoy vende por un plato de lentejas chinas, los crímenes de Pekin en el Tibet y renuncia a la justicia universal

En 2013, la Audiencia Nacional española dictó órdenes de captura de Jiang Zermin, expresidente de China y otros de la cúpula, por crímenes contra la Humanidad perpetrados por soldados chinos en el Tibet. Pero Rajoy los archivó y sobreseyó

    

El 27 de enero fue elegido por Naciones Unidas como Día Internacional de Conmemoracion en Memoria de las Víctimas del Holocausto. La fecha es el aniversario de la liberación de los campos de exterminio nazis durante la II Guerra Mundial. La ONU intenta que todos los estados miembros-y China y España lo son- trabajen para ayudar a prevenir en el futuro actos de genocidio en todo el mundo .

Tras los horrores de esa guerra, nacieron las Naciones Unidas con el fin de que se cumplan los derechos humanos en todo el mundo sin hacer diferencia de etnia, sexo o creencia religiosa y fomentar la educación basada en el respeto.

Tal anhelo de paz uiversal se aleja cada día más de nosotros y por eso DIASPORAweb publica esta historia, que no es ficción y sus actores la han protagonizado aquí mismo y en Pekin, aunque las víctimas globales a través del tiempo apenas las pueden contar. Nosotros somos testigos no silentes.

En 2006, el Comité de Apoyo al Tíbet y la Fundación Casa del Tíbet y Thubten Wangchen Sherpa, un monje que tiene también la nacionalidad española, presentaron una querella dirigida contra siete dirigentes chinos, que fue aceptada por la Audiencia Nacional y a raíz de la cual fueron imputados, apoyándose en el principio de justicia universal. Entre ellos figuraba el expresidente Hu Jintao (sucesor de Jiang Zemin en el cargo hasta marzo 2005), sobre quien la Audiencia Nacional no dictó orden de detención. A los querellados se les acusaba de un delito de lesa Humanidad por dirigir un ataque "generalizado y sistemático contra la población tibetana" entre finales de la década de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado. Las organizaciones tibetanas ampliaron la querella al expresidente chino Hu Jintao.

La querella fue admitida a trámite en enero de 2006, cuando la Audiencia Nacional se declaró competente para investigar el genocidio denunciado ante la imposibilidad de que pudieraser investigado por jueces chinos o por el Tribunal Penal Internacional.

La Justicia española seguía el principio de jurisdicción universal, según el cual, los sospechosos de crímenes de guerra o delitos de genocidio u otros pueden ser procesados fuera de su país de origen, puesto en práctica en el auto de procesamiento del exdictador chileno Augusto Pinochet y más tarde en casos contra oficiales ruandeses, antiguos exguardias de campos de concentración nazis, aviadores israelíes involucrados en bombardeos sobre la franja de Gaza o exmiembros de los batallones de la muerte de El Salvador por el asesinato del Padre Ignacio Ellakuria y otras seis personas.

Esta premisa fue limitada en 2009 por el Gobierno español a aquellos delitos en que las víctimas fueran españolas. En el actual caso uno de los querellantes es el lama Thubten Wangchen, tenía nacionalidad española.

El tema Tibet estaba semiarchivado cuando a fines de  2013 la Audiencia Nacional española ordenó al juez Ismael Moreno que emitiera órdenes de arresto contra los antiguos altos cargos chinos imputados en España por supuesto genocidio en Tíbet.

Las órdenes internacionales de detención incluían a Jiang Zemin, presidente de China entre 1993 y 2003, el ex primer ministro Li Peng y otros cuatro altos cargos chinos en la década de los 80 y 90, los cuales podrían ser arrestados en caso de viajar al extranjero después de que el juez de la Audiencia Nacional Se investigaba la feroz represión del régimen  de la República Popular sobre los habitantes de Tíbet y los dirigentes chinos citados estaban acusados de vulnerar los derechos humanos en Tíbet desde que sus soldados tomaron “pacíficamente” el control del territorio en 1950.

Las órdenes de la Audiencia Nacional española -que de seguir los cauces habituales iban a ser enviadas a la Interpol- también afectaban a Li Peng, primer ministro chino en la déceda de los 80, y a Qiao Shi, exjefe de la seguridad china y artífice del genocidio, jefe de la policía armada china.

Los otros dos acusados son Chen Kuiyuan, secretario del Partido Comunista de China en Tíbet entre 1992 y 2001, y Peng Peiyun, ministra de Planificación Familiar del país asiático en la década de los 80.

Inmediatamente aún 2013, el Ministerio chino de Asuntos Exteriores convocó de urgencia al embajador de España en Pekín y dijo que su gobierno consideraba "absurdo" el caso y dijo que esperaba obtener una aclaración de España

Pekín mostró su "profundo malestar" por las órdenes internacionales de arresto emitidas por la Justicia española contra cinco exlíderes comunistas, entre ellos un expresidente Zemin y un ex primer ministro, por la represión en el Tíbet. Y formuló una protesta formal en su encuentro con el embajador español en Pekín.

"China expresa asimismo su firme oposición a las instituciones españolas que, ignorando la posición china y siendo inconsistentes con previas declaraciones, manipulan este asunto",   señaló en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Hong Lei.

"Esperamos que las partes relevantes en España tomen con seriedad la preocupación china y no hagan nada que dañe a este país o las relaciones entre China y España". "Desde el Ministerio de Exteriores se sigue con mucha atención y con suma preocupación que estas acciones judiciales pudieran afectar las relaciones con China, que son tan buenas" dijo una fuente diplomática en Madrid. Todo eso era una advertencia para el gobierno español.

Hong pidió a España que clarificara la decisión y culpó a "separatistas tibetanos" de "crear rumores falsos y calumnias, para dañar las relaciones bilaterales de China con otros países". "Esas maniobras están condenadas al fracaso",    “la posición china en el conflicto tibetano es "clara y consistente" y  España "también sabe bien eso".

La versión de Pekin es que el Tíbet, desde hace siglos, es parte de su territorio y que en 1951 fue "liberado de la teocracia" del Dalai Lama, “pacíficamente". El gobierno chino declaró qu esta remota región de los Himalayas estaba atrasada, hundida en la pobreza, la explotación y la parálisis económica, cuando en 1950 la liberaron soldados del ejército popular chino. La versión de grupos tibetanos en el exilio ( pronto la mitad de la población) es que la región era virtualmente independiente cuando fue ocupada por las tropas comunistas ese año. Estos grupos acusan a China de reprimir durante décadas las libertades religiosas y civiles y familiares, discriminar a la población autóctona y su idioma y  promover la "colonización" del Tíbet por parte de una de las étnias mayoritarias chinas, los “han“, al  servicio de Pekin.

La ferocidad china aumentó con protestas organizadas en la capital tibetana, Lhasa, en marzo desde 2008 a 2011 y el mundo se apercibió cuando los monjes budistas se inmolaban en protesta por la colonización china del "Techo del Mundo". Pero las cosas para España se pusieron peor, cuando la justicia española dictó órdenes de arresto iternacionales contra cinco intocables de la cúpula china.

 La reación de la cúpula china fente a Rajoy era sencillamente o con Pekin o contra Pekin. Pero el PP encontró una salida muy jugosa al impasse

Se trataba de archivar cuanto antes la causa abierta contra la cúpula del Partido Comunista chino en la Audiencia Nacional por el genocidio del Tíbet y evitar un conflicto diplomático con Pekín. No era tan fácil porque ya Amnistía Internacional estaba en el caso. Rajoy usó esa arma arrojadiza que es la Constitución.

Los PP se inventaron la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que el Grupo Popular  llevaría a cabo a través de una proposición de ley presentada en el registro del Congreso.

Si no llega a ser por Amnistía Internacional, el PP hubiera salido indemne de este carpetazo y de otros muchos en el mundo

Pero Rajoy quería evitar a toda costa que las investigaciones de los jueces enturbiaran las relaciones económicas con la primera potencia comercial del mundo. Por ello, ha puesto en marcha esa ”discreta” reforma legal exprés cuyo objetivo es archivar cuanto antes la causa abierta en la Audiencia Nacional por el genocidio chino en Tibet, en la que están involucrados y en peligro de detención cinco miembros de la nomenclatura comunista.Y muy nerviosos.

Para dar la máxima celeridad a esta reforma, que recorta drásticamente el alcance de la llamada jurisdicción universal, recurrió a un procedimiento extra: una proposición de ley del PP en el Congreso. Al principio, el Gobierno pensó incluir esta modificación en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que prepara el Ministerio de Justicia, pero ello obligaría a pedir informes al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Consejo de Estado o el Consejo Fiscal, por lo que el proceso se alargaría meses y poía ser peligroso dada la actitud de los líderes chinos. Recurriendo al PP, el Gobierno evita que la reforma pase por el Consejo de Ministros, se salta la fase de los informes y, en trámite de urgencia, puede tenerla en vigor en dos meses.

La proposición que el PP ha presentado en el registro del Congreso en enero 2014 señala que los jueces españoles solo podrán investigar delitos de genocidio y lesa humanidad, como en el caso del Tíbet, cuando “el procedimiento se dirija contra un español o un ciudadano extranjero que resida habitualmente en España o se encontrara en España y cuya extradición hubiera sido denegada por las autoridades españolas”. Como los imputados en la causa que instruye el juez Ismael Moreno son ciudadanos chinos y ninguno se encuentra en España, que se sepa, no sería posible investigar. Además, la reforma deja claro que los delitos de la llamada jurisdicción universal solo serán “perseguibles en España previa interposición de querella por el agraviado o por el fiscal”. Se excluye la Acción Popular, prevista en el artículo 125 de la Constitución.

 Pero dejaba astutamente una puerta semiabierta a la Audiencia Nacional para investigar crímenes en el extranjero solo cuando sus presuntos responsables estuviesen en España, hubiera víctimas españolas o existiese “algún vínculo de conexión relevante con España”. Es esa puerta la que se quiere cerrar, eliminando cualquier ambigüedad y xenofobia.

La reforma exige que “la víctima tuviera nacionalidad española en el momento de la comisión de los hechos”, requisito que no cumple el citado Thubten Wangehen. El PP ha querido despejar cualquier duda que puedan plantear los jueces y ha incluido en su texto una insólita disposición transitoria en la que se ordena taxativamente: “Las causas que en el momento de entrada en vigor de esta ley se encuentren en tramitación (…) quedarán sobreseídas hasta que no se acredite el cumplimiento de los requisitos establecidos en ella”.

Muy astutamente, primero se archivan las investigaciones y luego se examina si deben reabrirse, en contra de toda lógica. Igual que ahora, la reforma impone la obligación de archivar un caso cuando el delito esté siendo investigado en el país en que se produjo pero deja, como novedad, a la Sala de lo Penal del Supremo la capacidad de decidir si un Estado tiene voluntad, o capacidad, para juzgarlo. Uno de los aspectos más sorprendentes de la reforma es el desigual tratamiento que se da a los diferentes delitos. Bastará, por ejemplo, con que haya una víctima española para que se investigue un delito de terrorismo o piratería cometido en el extranjero, pero la nacionalidad de la víctima será irrelevante ante un delito de genocidio. Por el contrario, en los casos de torturas y desaparición forzosa se exigirá para investigar que la víctima fuese española en el momento de los hechos y, además, que el imputado esté en España. Una discriminación que puede poner en solfa el derecho a la tutela judicial. Todo etá químicamente pensado.

Los crímenes de gobiernos españoles son ahora impunes: empezando por el del fotógrafo José Couso y siguiendo por los de Ellakuria, vuelos a Guantánamo y terrorismo

Sin embargo, esta iniciativa, que recorta por vía de urgencia y casi a escondidas el principio de justicia universal, tendrá un grave efecto paralelo: dar carpetazo a una docena de investigaciones abiertas en la última década por jueces españoles sobre casos de crímenes tan diversos como la muerte del reportero de Telecinco José Couso, los vuelos clandestinos de la CIA hacia Guantánamo con presos supuestamente islamistas ocultos y negados por autoridades civiles y miltares españolas y el silencio de las torturas a que fueron sometidos por pertenencia a banda terrorista en la misma cárcel.

Eso temen los abogados que intervinieron en estos procedimientos y organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Amnistía Internacional.

España escapa por la puerta trasera de sus deberes humanos para con la comunidad internacional  con una ley de impunidad y se instruyen en la en la Audiencia Nacional varios de los que mencionamos los siguientes:

El gobierno del PP estaba entre China y la pared y los cerebros populares querían congraciarse con Pekín. Era preciso una hábil pero a la vez burda maniobra. ¿Juego sucio internacional?.Y el timón del PP  giró 180 grados rumbo hacia

La cueva del tesoro que China tiene dispuesto para los amigos que saben callar. ¿Derechos Humanos?..¿Qué es eso?

La situación de crisis a la que el PP nos ha arrastrado contrasta con la riqueza generada por China. El gigante asiático tiene las arcas llenas. Concretamente, en abril 2013, las reservas de divisas chinas superaron los 2, 6 billones de euros. Una ingente suma que, en tiempos de flaqueza económica y falta de liquidez, da mucho de sí. Propiedades inmobiliarias, empresas, y acciones están a precio de ganga en toda Europa, y las dificultades para financiar las adquisiciones dan gran ventaja a quienes poseen el dinero en efectivo para llevarlas a cabo.Pero la cúpula no quiere que se vean sus manos teñidas de rojo y la orden de la Audiencia Nacional de extraditar la ferocidad de su aventura sangrienta en el Tibet, está clara.

 El Gobierno de Pekín tiene entre los objetivos de su duodécimo plan quinquenal que la inversión extranjera directa (IED) del gigante asiático alcance los 150.000 millones de dólares en 2015, lo cual supone un crecimiento del 17% anual hasta entonces. “Hemos pasado de recibir capital a exportarlo. Y la tendencia continuará, porque tenemos que hacer más compras fuera.

 Invertir en empresas extranjeras es prioritario, y China creará un buen entorno para ello”, avanza Kong Fuan, director ejecutivo del Departamento para Cooperación Económica Internacional del Gobierno de Shanghái

.Cuando Li Keqiang, viceprimer ministro chino y firme aspirante a convertirse en años por venir en jefe del Gobierno chino llegó a España, fue recibido como un nuevo mister Marshall en Madrid, primera escala de una gira europea.El Rey -que celebraba su 73 cumpleaños-; el presidente  Rodríguez Zapatero y sus ministros  además de la flor y nata del empresariado español que agasajaron al mandatario y a su comitiva, de la que forman parte directivos de 40 compañías chinas.

 Las palabras de Li Keqiang correspondían a sus proyectos:"He venido a dar un mensaje de la confianza. China confía en que el pueblo español va a superar con éxito la crisis", dijo el viceprimer ministro chino en un desayuno con la presencia de 120 empresarios, incluidos los presidentes de Repsol y Telefónica, Antonio Brufau y César Alierta). No fue mera retórica. Durante su visita a La Moncloa, Li calificó las medidas e ecortes de "duras pero necesarias y adecuadas" y fue al grano con el quid de la visita: adquirir más deuda pública española.

Li Keqiang, en un repaso a la relación "amistosa" entre España y China, respalda las reformas impulsadas por el Gobierno español para reanimar la economía, por lo que manifiesta su "firme convicción" de que éstas lograrán sumar a España a la recuperación global.

El mandatario prometió apoyar a España "en las alegrías y las penas". Se estima que el Banco Central de China tenía ya cerca del 20% de la que está en manos de inversores extranjeros- "a corto, medio y largo plazo". En seguida la promesa del Mr Marshall chino tuvo su contrapartida del Tesoro:

El Tesoro colocó 6.000 millones en bonos a 10 años al tipo más alto en una década y el banco más grande de China abrió su oficina en Madrid

Y se produjo un viraje hábil de timón, el Gobierno español eludió plantear la liberación del último Nobel de la Paz. Es cierto que España había sido de los últimos países en pedir la excarcelación del disidente Li Xiaobo, y se escudó en la UE para enviar a su embajador a la ceremonia de concesión del Nobel de la Paz, sin molestar a Pekín. Proyectos que pudieran herir la sensibilidad china, !fuera¡¡.

Li reiteró ayer que España es "el mejor amigo de China en la Unión Europea"; un título del que el Gobierno español se ha hecho acreedor defendiendo, hasta ahora sin éxito, el levantamiento del embargo de armas a Pekín; o dejando a un lado asuntos espinosos como el respeto a los derechos humanos. "Este tema no es objeto de diálogo bilateral, sino (que se trata) en el marco de la UE", insistieron fuentes diplomáticas, ante las críticas de Amnistía Internacional.

Mr Marshall chino siguó en honor de los bienaventurados. Se pidió discreción a los periodistas y partidos políticos, como lo es alguien que promete comprar tantos bonos españoles como griegos y portugueses juntos; es decir, unos 6.000 millones de euros que el viceministro de Comercio, Gao Hucheng,   evitó concretar.

 "La transación se decidirá en función de la fecha, el volumen total de la emisión y su presentación en el mercado primario [emisiones del Tesoro] y secundario (negociada en el mercado)". Fuentes de La Moncloa subrayaron la importancia de que China apueste públicamente por la deuda pública española, sobre todo porque este país (primer banquero del mundo, con más de dos billones de dólares en reservas de divisas) es, como subrayó ayer su viceprimer ministro, "un inversor responsable y a largo plazo" que estará con España "en las alegrías y las penas". Siempre que España sepa cerrar la boca en cuanto asuntos espinosos, ( es decir derechos humanos y similares) según el astuto proyecto de Mariano Rajoy

Data noticia: 
Miércoles, 5 Febrero, 2014
Tipo: 
Notícia sobre la Casa del Tíbet