La esposa de Ai Weiwei pide anular las detenciones secretas en China

EFE

Pekín – La esposa del artista y disidente chino Ai Weiwei, cuya detención desató en los últimos meses las condenas internacionales, pidió hoy al Legislativo chino que desestime un proyecto de ley para legalizar detenciones secretas como las sufridas por su marido y centenares de activistas este año.

Estas detenciones permitirían retener a sospechosos en lugares secretos durante meses sin informar a sus familiares ni emitir órdenes de arresto oficiales, tal y como exige la actual legislación.

El borrador de ley “infringe la protección más básica de los derechos personales de los ciudadanos chinos y es una flagrante violación de la Constitución”, indica la mujer de Ai, Lu Qing, en una carta enviada hoy al Legislativo chino (la Asamblea Nacional Popular, NPC) y publicada en la cuenta de Google Plus de su marido.

“Mi nombre es Lu Qing, soy una ciudadana china, de profesión, pintora. Mi marido es Ai Weiwei, un artista, arquitecto y defensor de la sociedad civil, un diseñador que el 3 de abril fue detenido en el aeropuerto de Pekín y desapareció durante 81 días. No recibimos ningún comunicado oficial de la detención ni de los motivos”, indica la carta de Lu.

La desaparición de Ai durante casi tres meses provocó las condenas de gobiernos occidentales y de grupos de derechos humanos que condenaron su arresto y el de otros centenares de disidentes, abogados y artistas desaparecidos desde febrero, en un intento de Pekín por atajar cualquier emulación de la “Primavera Árabe”.

Lu describe en su carta cómo durante los meses de desaparición de Ai, sus familiares y amigos sufrieron “ansiedad, preocupación y rabia”, y califica de “tortura mental” el afán infructuoso de los mismos por obtener respuesta de las autoridades chinas acerca de su situación y de su paradero.

“Un país civilizado debería respetar los derechos básicos de su pueblo. Si el Gobierno aprueba la ley, supondrá un retroceso para el sistema legal chino, un deterioro de los derechos humanos y un obstáculo para el desarrollo de nuestra civilización”, opina Lu en su misiva, en la que pide el cese de las “detenciones arbitrarias”.

Hong Lei, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, señaló hoy en rueda de prensa en referencia a esta petición que “algunas personas deberían defender mejor la constitución y la ley de China”, sin detallar el significado de esta frase.

Familiares de Ai señalaron a Efe tras su liberación que el artista había sufrido torturas psicológicas durante los 81 días de encierro, ya que dos vigilantes lo seguían y observaban de cerca 24 horas incluso en la ducha, y estuvo recluido en una pequeña estancia en la que sólo había una cama, sin acceso a diarios o libros.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.