El Dalai Lama predica la tolerancia

El Nuevo Herald
Por DANIEL SHOER ROTH
[email protected]

Su Santidad el Dalai Lama habló el martes a un grupo en el Templo Emanue-El, en Miami Beach, sobre "El significado de las religiones''. Peter Andrew Bosch / The Miami Herald/MCT

Al pie del altar de una majestuosa sinagoga en South Beach y flanqueado por líderes religiosos de múltiples creencias, su santidad el Dalai Lama del Tíbet hizo un llamado el martes a fomentar la tolerancia y el diálogo entre las religiones.

“Todas las tradiciones tienen el mismo mensaje de compasión y perdón”, subrayó el monje de 75 años, líder de millones de budistas tibetanos. Y pregonó que la fe religiosa debe ser parte del vivir cotidiano.

“Claro que yo mismo no la practico completamente, pero lo intento”, confesó. “Así que ustedes deberían intentarlo”.

Con sabiduría, simpleza y sentido del humor, el Dalai Lama hizo reír a cientos de personas que asistieron al templo a escuchar sus reflexiones en una charla titulada “El significado de las religiones del mundo”, en la que se refirió a las enseñanzas más importantes de los credos, que al ser combinadas en un espíritu de armonía y unidad pueden transformarse en una fuerza para “traer paz y amor a nuestro mundo”.

Esta es la segunda visita del Dalai Lama al sur de la Florida en menos de un año, razón de júbilo para decenas de miles de admiradores locales y para los creyentes en el diálogo entre las diversas expresiones de la fe.

El monje, considerado por sus feligreses la reencarnación de un linaje que se remonta al Buda, compartió la plataforma central de la histórica sinagoga con un rabino, un imán, una monja jain, un sacerdote católico, un pastor protestante y un swami hindú.

Poco después llevó ese espíritu alegre a la Universidad de Miami, donde 8,000 estudiantes lo escucharon dictar otra conferencia, titulada “La búsqueda de la felicidad en tiempos difíciles”.

“El trabajo de ustedes es crear un mundo feliz, un mundo pacífico, así que prepárense para eso, por favor”, exhortó el Dalai Lama, vestido con su túnica tradicional naranja y rojo, y una gorra de los Huracanes de Miami.

Para alistarse, les aconsejó: “no sólo deben cuidar su cerebro, educación, conciencia, que por supuesto son muy importantes, sino también [. . .] su corazón”.

Nacido con el nombre Tenzyn Gyatso, el Dalai Lama llegó el lunes para participar en un evento exclusivo para filántropos, destinado a recaudar fondos para el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad Internacional de la Florida, al cual donó $100,000 el año pasado ante la amenaza de su cierre debido a problemas de presupuesto.

En sus conferencias del martes dejó reflejada la esencia de su mensaje: la búsqueda de la felicidad debe estar guiada por una ética individual y hacia la sociedad.

Karma Chotso, monja budista que enseña Filosofía y asistió a ambas ponencias, comentó que el Dalai Lama la dejó con una necesidad imperiosa de establecer un diálogo entre las religiones.

“El hace lo que pregona y lleva décadas viajando por el mundo para llevar ese mensaje”, explicó la monja. “Cuando uno lo ve diciéndolo frente a una reconoce la importancia de lo que dice y hace”.

El rabino Solomon Schiff, vicepresidente emérito de la Asociación Rabínica del Gran Miami, participó en una reunión con el Dalai Lama previa al evento en la sinagoga y señaló que el monje tiene un aura mágica para que la gente sienta que son sus hermanos y hermanas, no alguien a quien que ver hacia arriba como en una torre de marfil.

Al escucharlo, el rabino concluyó que “mi enemigo no es el que profesa la fe cristiana, ni el que profesa la fe musulmana ni ninguna otra fe. Nuestro enemigo común es el odio, la intolerancia y aquéllos que tratan de imponer a otros su religión a la fuerza o mediante la violencia”.

En palabras del Dalai Lama: “Para crear un siglo pacífico debemos promover el diálogo espiritual”.

Jaweed Kaleem, reportero de The Miami Herald, colaboró con esta información.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.